8.1.07

Alfonso X (Calle de)

Alfonso X el Sabio (1221-1284) y su corte
Entre el paseo de Eduardo Dato y la calle de Rafael Calvo. Distrito 7 (Chamberí). Barrio de Almagro.

Pequeña calle para un gran personaje. Nacido en Toledo en 1221, hijo de Fernando III el Santo y Beatriz de Suabia, Alfonso X de Castilla y León, siempre conocido como el Sabio, inició su agitado gobierno el 1 de junio de 1252. Si su actividad como estadista no fue todo lo acertada que se podía esperar, como erudito no tiene quizá parangón entre todos los monar­cas que en España ha habido. Conquistó Murcia y algunas ciudades de Anda­lucía, pero su vista estaba puesta mucho más lejos. Intentó sin éxito apode­rarse del Algarve portugués y fracasó de la misma manera al reclamar el trono nava­rro. Pero sin duda la empresa más colosal de este rey fue el ha­cerse elegir emperador de Alemania, lo cual consi­guió con ímprobos esfuer­zos para luego rechazar la elección (1275), agobia­do por la presión del Papa y de los benimerines, que pretendían recuperar el terreno perdido por el Islam en España. Además, el final de su reinado se vio ensangrentado por la gue­rra que sostuvo con su propio hijo Sancho, que a la postre habría de sucederle.ç

Su obra abarca numerosos campos: Ciencia, leyes, historia, poesía. Destacan sus estudios sobre astronomía (Tablas Alfonsíes, Libros del saber de astronomía), algunos juegos (Libros de axedrez, dados e tablas), e histo­ria de España y Universal (Crónica General, General e grand esto­ria). Como compilador de leyes se ocupó de unificar la jurisprudencia de todo el reino frente a las peculiaridades que los fueros daban a muchas ciudades. El prin­cipal resultado de esta tarea fueron las Siete Partidas (1256-65), aunque también cabe mencionar el Setenario, el Fuero Real y el Espécu­lo. Y su obra poética está coronada por las Cantigas de Santa María, poe­mas laudatorios de la Virgen escritos en gallego muchos de los cuales son obra del propio Alfonso X. Este rey sabio e infeliz murió en Sevilla en 1284.