1.10.08

Augusto Figueroa (Calle de)

Entre las calles de Fuencarral y del Barquillo. Distrito 1 (Centro). Barrio de la Justicia.

Esta calle, larga, empinada, estrecha y sin alineación en alguna de sus casas, lleva el nombre de Santa María del Arco en el plano de Texeira, y desde 1835 fue conocida como del Arco de Santa María. El origen de esta antigua denominación está en un retablillo con una imagen de la Virgen de la Soledad que se hallaba sobre la puerta de las caballerizas del marqués de la Torrecilla. Mucha devoción produjo entre los vecinos, y a ella se atribuyeron numerosos milagros, de manera que la puerta se empezó a llenar de fieles y de exvotos. Eso movió al marqués a levantar una capillita que se hizo con ladrillo visto y en el estilo mudéjar, y que es la que aún hoy podemos ver en la esquina de nuestra calle con la de Fuencarral, un vestigio de los muchos retablos y humilladeros que antaño tuvo la villa. Se conocía la capilla como Arco de Santa María, por haber sido antes una puerta sin más, y el nombre luego se extendió a toda la calle, que, por cierto, hasta 1849 finalizaba a la altura de la calle de Válgame Dios, haciendo escuadra con ella. Ese año, el Ayuntamiento compró un trozo de la huerta de los duques de Frías para prolongar nuestra calle hasta la del Barquillo.

El 11 de marzo de 1904 la calle del Arco de Santa María mudó su tradicional nombre para adoptar el de Augusto Figueroa, famoso periodista malagueño que escribió en algunos de los más importantes de entre los numerosísimos diarios que en Madrid se publicaban en el siglo XIX. Aunque hoy en día poca gente recuerda el nombre antiguo de esta calle, veinte años después del cambio decía Répide que era al contrario, y casi nadie sabía que la calle se llamaba Augusto Figueroa, aprovechando la ocasión para criticar al Ayuntamiento por dedicar calles con nombres muy arraigados a personajes que, sin dudar de su mérito, quizá hubiesen sido mejor recordados en vías de nueva apertura de las muchas que poco a poco iban surgiendo tanto en el Ensanche como en el extrarradio.

7 comentarios:

eneko dijo...

genial!
vivo en esta calle y no había encontrado la historia por ningún sitio.

gracias!

Miguel dijo...

Estaría interesado en saber la historia de la calle Lucientes, situada junto a la calle Humilladero.

Sólo sé que su nombre se debe a Alfonso de Luciente, pero ¿quién era ese personaje?

Te agradecería si me pudieras facilitar información, es para un entrada e mi blog.

Gracias

Nos vemos

Mixolidius dijo...

Hola, Miguel.

Alfonso Luciente era un miembro de la Venerable Orden Tercera que era el dueño de los terrenos donde está la calle. Los vendió y entregó los beneficios a la parroquia de San Andrés y a su Orden. También consiguió que se cerrasen las tabernillas (que dieron nombre a una cercana calle) en las que se vendía el vino de Parla.

Saludos.

Miguel dijo...

No encontraba nada sobre él. Muchísimas gracias por la información. Todo un detalle por tu parte.

Cuando haga la entrada pondré de donde saqué la información de este hombre.

Nos vemos

Cigarra dijo...

Estoy de acuerdo con Pedro de Répide, qué manía de cambiar de nombre a las calles de toda la vida. Anda y que pongan los nombres nuevos en los barrios nuevos, como bien dice. Me encanta esa capillita antigua y no conocía su origen. Gracias por la información.

Santiago dijo...

Sin embargo, en el libro "El antiguo Madrid, paseos históricos-anecdóticos" de D. Ramón Mesonero Romanos (1861), asegura que el Arco de Santa María se encontraba "frente a la embocadura de la calle del Factor por la Real de la Almudena" (p. 36). Nada que ver con la actual Augusto Figueroa.

Paco López Hernández dijo...

Se trata de dos construcciones diferentes. A la que se refiere Mesonero es a una de las puertas de la muralla árabe ("único testimonio que quedaba ya hace tres siglos de aquel estrechísimo recinto", en palabras del cronista), derribada en 1569 cuando entró en Madrid Ana de Austria como esposa de Felipe II. El otro arco, al que se refiere esta entrada, era en realidad el que formaba "la puerta de la caballeriza del marqués de la Torrecilla" (Peñasco y Cambronero, "Las calles de Madrid: noticias, tradiciones y curiosidades").