21.3.12

Cadarso (Calle de)


Entre la cuesta de San Vicente y la calle de Irún. Distrito 9 (Moncloa). Barrio de Argüelles.

Esta pequeña calle, que se apoya en las laderas de la montaña del Príncipe Pío, nos sirve para demostrar que no sólo los ayuntamientos contemporáneos cometen incongruencias. Cuando España perdió las últimas colonias, el Consistorio decidió sustituir todos los nombres de calles que hiciesen referencia a aquellos territorios, y dedicárselas a héroes de la guerra con los norteamericanos. Ésta calle era hasta 1899 la de la Isla de Cuba, y entró en la operación. Desde entonces se llamó de Cadarso, en memoria del marino Luis Cadarso y Rey, nacido en La Coruña en 1844. Tenía el mando del navío Reina Cristina, cuando, en plena guerra, el acorazado estadounidense Olympia destruyó el buque con una granada. Ocurría esto en 1898, y en el combate naval de Cavite, es decir, en Filipinas. Teniendo en cuenta que la calle de Manila mudó su nombre por el de Villaamil, un marino que murió en Santiago de Cuba, es digna de alabar la coherencia municipal al dedicar la calle de Cuba a un muerto en Filipinas, y la de Manila a uno de Cuba. No nos extrañemos, pues, de que casi cien años después se derribasen la muralla del siglo X o la fachada de la Casa del Tesoro porque no son más que “un montón de piedras sin importancia”. La inepcia municipal es hereditaria.