27.3.15

Castelló (Calle de)


Busto de Pedro Castelló en Barcelona
By Pere López (Own work) [CC BY-SA 3.0], via Wikimedia Commons

Entre la calle de Alcalá y la de Pedro de Valdivia. Distritos 4 (Salamanca) y 5 (Chamartín). Barrios de Recoletos, Castellana y El Viso.

Rectilínea calle del Ensanche, en la zona del Barrio de Salamanca y en dirección sur-norte. Por tanto, es una vía moderna en la que cabe destacar la presencia, en el número 56, del célebre Colegio del Pilar. Ocupa un gran edificio de estilo neogótico que fue construido entre 1910 y 1916 por el arquitecto Manuel Aníbal Álvarez Amorós. La idea original es que fuese un colegio para niñas pobres, donde se formarían como institutrices; la impulsora fue la condesa de la Vega del Pozo y duquesa de Sevillano, que murió en 1915 sin haber dejado testamento, con lo cual la idea quedó en nada. Los marianistas, que en 1907 habían fundado el Colegio del Pilar, compraron el edificio en 1921, con la ayuda económica de sus hermanos estadounidenses, para instalarse definitivamente tras diversas mudanzas. En esas aulas se han formado muchas personas que ocuparon y ocupan numerosos puestos de responsabilidad en la política y en la sociedad: Juan Abelló, Luis María Anson, José María Aznar, Juan Luis Cebrián, Antonio Garrigues Walker, Jaime Lissavetzky, Alfredo Pérez Rubalcaba, Fernando Sánchez-Dragó, Javier Solana… Por citar una fémina, ya que ahora el colegio es mixto, nombremos a la actriz Adriana Ugarte y, como curiosidad, indiquemos que José María Jarabo, que se hizo tristemente célebre por los asesinatos que cometió en el verano de 1958, también pasó por este colegio.

Pedro Castelló Ginestá nació en la localidad leridana de Guisona el 4 de marzo de 1770. Estudió Filosofía en Cervera y Medicina en Barcelona y en 1796 se convirtió en médico militar. Fue profesor de Medicina en Santiago y Barcelona antes de obtener un nombramiento en el Colegio de San Carlos de Madrid en 1801. Durante la guerra de la Independencia Murat intentó reclutarle para el ocupante francés; se negó y por tanto hubo de huir y refugiarse en las Baleares. En 1814 le fueron restituidos todos sus cargos, pero en 1824 volvió a caer en desgracia por sus ideas liberales. Sin embargo el rey Fernando VII le tenía mucho aprecio y confianza, lo cual le sirvió para volver a su servicio y para interceder por muchos colegas que también habían sido represaliados. Asimismo obtuvo del rey que se construyese, en 1831, la que durante muchos años fue la Facultad de Medicina y hoy es el Colegio de Médicos de Madrid, en la calle de Atocha. Castelló falleció en Madrid el 1 de julio de 1850.