17.2.17

Cristo (Calle del)


Entre las calles de Amaniel y del Limón. Distrito 1 (Centro). Barrio de la Universidad. 

Se trata de una calle, corta y peatonal, que debe su nombre a una imagen de Cristo crucificado que había en las tapias de la quinta de don Juan de Azmiscueta, que por aquí andaba (esto según Répide, pues Peñasco y Cambronero hablan de un cierto “consejero Contreras” como dueño de la finca). Répide hace venir por aquí al rey Felipe IV en compañía de don Luis de Haro –heredero de su tío el conde-duque de Olivares como valido– para comprobar que en la susodicha finca se reunían algunos conspiradores contra su persona. Dicen nuestros cronistas que cuando desapareció la quinta del caballero que fuese –Azmiscueta o Contreras–, el crucifijo se llevó a la iglesia de las Maravillas, aunque en la descripción que de sus joyas –y no tan joyas– artísticas hizo Elías Tormo muy poco después de la publicación de los artículos de Répide no se hace mención alguna de él.