14.11.06

Agustín Querol (Calle de)

Estatua de Claudio Moyano (Madrid), obra de Agustín Querol
Entre las calles de José Anselmo Clavé y de Andrés Torrejón. Distrito 3 (Retiro). Barrio de los Jerónimos.

En el fuerte talud que hay entre el antiguo cerro de San Blas, coro­nado por el Observatorio Astronómico, y el paseo de la Reina Cristina, el viejo camino de Vallecas, hubo unos terrenos que antaño pertenecieron al Real Sitio del Buen Retiro. Estaban ocupados mayoritariamente por el famo­so olivar de Atocha. Como ocurrió con el barrio de los Jerónimos, no hubo escrúpulos en segregar una importante zona del Retiro para urbanizarla. Hoy en día esta calle y las cercanas están ocupadas mayoritariamente por depen­dencias y viviendas militares. El primitivo nombre de la vía fue el algo chusco de calle de la S (no confundir con la así llamada tradicionalmente, situada entre la Castellana y Serrano y que hoy, muy mutilada, sigue teniendo su nombre oficial de calle de Martínez de la Rosa).

Agustín Querol y Subirats nació en Tortosa el año 1863. Hijo de un panadero, con dificultades pudo trasladarse a Barcelona para estudiar el arte de la escultura. La venta de su primera obra, titulada Dolora, le sirvió para poder ganar una plaza en Roma como pensionado. Allí hizo varias obras de mérito antes de volver a España el año 1887, estableciéndose en nuestra villa. Y aquí en Madrid dejó alguna de sus obras más importantes, como el frontón de la Biblioteca Nacional, el grupo escultórico que coronaba el Ministerio de Agricultura (hubo de ser retirado y substituido por una réplica debido a su gran peso; hoy en día se puede admirar el original en el vestíbu­lo del mismo edificio), el mausoleo de Cánovas del Castillo en el Panteón de Hombres Ilustres o las estatuas de Quevedo, en la glorieta de su mismo nombre y de Claudio Moyano, al inicio de la cuesta homónima. Fuera de España también realizó trabajos importantes, como el monumento a los Bomberos de La Habana, el de Bolognesi en Lima, el de la Independencia en Guayaquil o el de Garibaldi en Montevideo. Murió en Madrid en 1909.