15.11.06

Alameda (Calle de la)

La Virgen de la Buena Leche, de José Camarón (1731-1803)
Entre la plaza de la Platería de Martínez y la calle de Atocha. Distrito 1 (Centro). Barrio de las Cortes.

La calle que hoy conocemos con este nombre está formada por dos antiguas vías. La primera, que desde hace mucho recibe la denominación de Alame­da, aunque también se conoció como de la Arboleda, abarcaba el tramo comprendido entre las calles del Gobernador y de Atocha. El resto ostentaba el curioso nombre de calle de la Leche. Empecemos por la segun­da. En una casa de la calle, perteneciente a una dama llamada Doña Isabel de Móstoles, había una capilla dedicada a la Virgen de la Leche y del Buen Parto que era frecuentada por las madrileñas que estaban cercanas a dar a luz. Cuando murió Doña Isabel, fue enterrada en la Iglesia de San Sebastián, y la imagen de la Virgen amamantando al Niño acompañó a la piadosa dama a su última morada. La casa en la que estuvo la imagen, según apunta Répi­de, pudo ser la que hacía esquina con la calle de Almadén, que en 1765 sirvió para asen­tar en ella el Hospital de los Cómicos patrocinado por la Congregación de la Virgen de la Novena. Peñasco y Cambronero indican que esta calle también fue conocida como del Indiano, pero sin decir a qué caballe­ro que hizo su fortuna en Ultramar se refiere.

Un acuerdo municipal de fecha 23 de agosto de 1890 prolongó la calle de la Alameda absorbiendo la vieja calle de la Leche. La calle de la Alameda se llamó así por la que aquí hubo, cercana al Prado de San Jeróni­mo y contigua al palacio del duque de Lerma, por lo que era conocida como alameda de Lerma. Fue durante bastante tiempo un lugar frecuentado por galanes, damas y valentones, y lugar de encuentros amorosos y no tan amo­rosos. La extensión de las edificaciones por el Paseo de Trajineros ya desde finales del siglo XVII fue menguando cada vez más la extensión de esta alameda, hasta que acabó por desaparecer. No así su nombre, que ha perdurado hasta hoy.

No hay comentarios: