16.11.06

Álamo (Calle del)

Un álamo (Populus sp.)
Entre la calle de Ricardo León y la plaza del Conde de Toreno. Distrito 1 (Centro). Barrio de la Universidad.

Más de una vez se habrá de nombrar a lo largo de estas páginas a un caballero llamado don García Barrionuevo de Peralta, dueño de una gran cantidad de terreno por la zona en la que se encuentra nuestra calle. No sería de extrañar que fuese descendiente de un don Alonso de Peralta que fundó una puebla por estos pagos y cuyo nombre recordaba la calle de Peralta, desaparecida con el trazado de la Gran Vía y que iba de la calle de la Justa a la de la Flor Alta.

El caso es que don García Barrionuevo tenía una gran finca aquí. Su casa se hallaba cerca del punto que hoy ocupa la calle de Ricardo León y que antes formaba parte de la plaza de los Mostenses. Donde está nuestra calle se hallaba el jardín, del que destacaba una hilera de álamos en cuyo centro había una fuente. Como aquí se agolpaban los pobres que esperaban a don García y sus limosnas, entretanto usaban la fuente para lavarse, con lo que para ella quedó el nada grato nombre de fuente del Piojo. Famosa debió ser, ya que Cervantes la cita en el Quijote.

Poco a poco fueron desapareciendo posesión y jardines, pero quedó un frondoso álamo que dio nombre a la calle. Pero también él debería desa­parecer. Cuenta Répide que una tarde volvía del convento de San Joaquín una piadosa y noble señora llamada doña Leonor de Vintimilla junto con una de sus damas; unos malhechores, que acechaban al amparo del pobre álamo, asaltaron a las dos mujeres y las robaron. Fue grande el escándalo que pro­dujo este hecho, y la consecuencia fue que el árbol fue talado, y esto a pesar de que doña Leonor perdonó a los ladrones. Pero bueno, al final por lo me­nos quedó su nombre para la calle.

2 comentarios:

Cigarra dijo...

¿Que ya andaba por allí Gallardón talando árboles?

Mixolidius dijo...

Está visto que el concejo madrileño algunas miasmas antiarbóreas contiene, a fe mía.